Ingenio de Comunicación

«La crisis climática es la mejor oportunidad para reinventarnos, para redefinir cómo queremos ser»

Los participantes en el debate «Cambio climático: la voz de los jóvenes», organizado por la Asociación Diálogo, coinciden en que estamos ante el mayor desafío que ha afrontado la Humanidad; también ante una oportunidad única para hacer justicia social.

El debate se enmarcaba en la celebración del 17º Prix Diálogo, concedido a María del Carmen Domínguez, glacióloga, y Valérie Masson-Delmotte, paleoclimatóloga, que se entrega el 26 de noviembre.


«El cambio climático es, sin duda, el mayor reto que nunca ha afrontado la humanidad. Pone en jaque los pocos ecosistemas funcionales que nos quedan, hasta el punto de que va a acabar afectando nuestra supervivencia». Así ha introducido Odile Rodríguez de la Fuente el debate online «Cambio climático: la voz de los jóvenes», organizado online por la Asociación de Amistad Hispano-Francesa Diálogo, y en el que han participado Côme Girschig, ingeniero en Ciencias Económicas, Máster en Asuntos Internacionales por Sciences Po Paris, y Alejandro Quecedo, seleccionado por la UNESCO para formar parte del grupo directivo que establecerá la red global de jóvenes y acción climática, YoU-CAN. Ambos coincidieron, representando a Francia y España respectivamente, en la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima, auspiciada por la ONU en 2019.

Los jóvenes, ha añadido Rodríguez de la Fuente, han ido asumiendo un rol cada vez mayor porque ellos van a afrontar «las consecuencias de lo que los mayores hemos estado haciendo. Por eso tienen que tener voz, porque tienen que lidiar con las consecuencias».

Voz en foros relevantes como la Cumbre de la Juventud, que Girschig y Quecedo critican por insuficiente. Fue apenas simbólica, ni siquiera se les dio la oportunidad de «lanzar una declaración mundial de la juventud porque fue demasiado corta», lamenta el primero; en cualquier caso, opina el segundo, no sólo los jóvenes, «toda la sociedad civil tiene que participar en las cumbres climáticas. «La crisis climática demuele el tabú de que la sociedad no está preparada para participar en estas decisiones, tenemos la misma preparación que nuestros políticos, y nuestros científicos tienen más preparación que ellos. Es la ocasión perfecta para compartir foro, las élites que implementan el cambio y las gentes que están pidiendo el cambio.» Para ellos, el problema climático vincula las cuestiones sanitarias, sociales, económicas, de justicia… Por eso, implicarse en el activismo climático es tanto como luchar por un presente mejor, pero también por garantizarnos un futuro.

Las razones de un fracaso

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? «Hemos conseguido emanciparnos de nuestro entorno», lamenta Alejandro. Lo único que importa es el consumo, la producción, y ahora somos capaces de destruir sistemáticamente la naturaleza. «No somos conscientes de la sangre que llevamos en el bolsillo, o de los bosques que se están quemando.» Denunció la avaricia de Occidente, nuestra inconsciencia, pero también la alienación que nos cierra el paso del pensamiento crítico, cambiar un sistema que está costando la vida de mucha gente. «Por primera vez tenemos la oportunidad de afrontar el problema de forma consciente. Sabemos que está fallando el sistema económico, el sistema social», apuntó. «Tenemos que afrontar el cambio climático de manera urgente, y la tecnología tiene soluciones.»

Lo cierto, es ahora Côme Girschig quien habla, que «sabemos perfectamente qué es lo que hay que hacer. Lo sabemos desde hace 50 años. El motivo por el que no hemos conseguido actuar es una construcción política deficiente que empuja a los responsables políticos a desconectarse de la realidad del terreno.» En su opinión, necesitamos devolver competencias a los gestores locales.

Ambos tienen la certeza de que estamos adentrándonos en un momento de cambio histórico, y en ese camino, la pandemia es un punto de no retorno. Puede producirse lo que Girschig llama «una bifurcación». Los dos inviernos anteriores a la Revolución Francesa hubo un cambio climático puntual pero muy fuerte que provocó una hambruna, explicó; no fue la única causa, pero sí fue un detonador. «La crisis del COVID puede ser un detonante que puede provocar esa bifurcación, porque la gente está agotada desde el punto de vista financiero, moral, mental, y todo esto, para lo mejor y para lo peor, quizá nos vuelva capaces de generar esa Revolución, espero que no sea tan violenta como la francesa, pero es obvio que las mentes se preparan para una bifurcación histórica».

Si él tuviera que resumir todos los problemas que nos afectan en un concepto, «diría que hay que crear más vínculos, reapropiarse de la realidad, estar más conectados con todo lo que nos constituye». También el vínculo generacional. «Seguimos sin saber cómo la especie animal humana puede integrarse en la naturaleza. Es una cuestión técnica pero también filosófica.»

Es, defiende Quecedo, «un imperativo ético». La crisis climática «es el paradigma perfecto en el cual podemos hacer justicia social», tendríamos que «sentir la responsabilidad de hacer algo». Sin embargo, hay gente que aún no se siente interpelada. «El discurso que se está utilizando es erróneo, vamos al cliché de los osos polares, del Ártico, de la subida del nivel del mar… La realidad es mucho más preocupante. Algunas teorías psicológicas que dicen que no debemos hablar del cambio climático como si no tuviera solución, porque eso lleva a la inacción.» 

La importancia de Greta Thumberg…

Odile Rodríguez de la Fuente preguntó a Alejandro y Côme por la activista sueca y su aportación a esta lucha. «Cuando hablamos de juventud, lo primero que se nos viene a la cabeza es Greta», admitió Quecedo, quien pidió que miremos no solamente a la persona, sino a lo que hay detrás. «Y detrás de Greta está un think tank de capitalismo verde de Suecia». En su opinión, «tenemos que emanciparnos del discurso de Greta», porque es un mensaje fácil de transmitir, «que gusta mucho a los medios de comunicación», pero que nos induce a una «inacción activa». Una idea esta en la que coincide Girschig: aunque ha sido un discurso fundamental, hay que salir de él porque es «limitado», repite el diagnóstico, pero no propone soluciones.

… y lo que pasará si gana Trump

«Que ese personaje siga negando la evidencia del cambio climático, tendrá consecuencias catastróficas», aseguró el participante español; «Sería un inmenso desastre», remató el francés.

«Poder escuchar a estos dos jóvenes me ha llenado de esperanza», aseguró al cierre Odile Rodríguez de la Fuente. «No son tan fácilmente manipulables como quizá éramos nosotros.» Tras insistir en que vivimos un momento histórico, aseguró que todo va a depender de lo que hagamos en los próximos 10-15 años. “Es la mejor oportunidad para reinventarnos, para redefinir cómo queremos ser, cómo queremos que sea el sistema, entender nuestro lugar en la existencia.»

El acto se enmarcaba en la celebración del 17º Prix Diálogo, concedido a María del Carmen Domínguez, glacióloga, y Valérie Masson-Delmotte, paleoclimatóloga. La entrega del galardón se celebrará el próximo 26 de noviembre.

Empresas colaboradoras

AIRBUS, AXA SEGUROS, BNP PARIBAS, CARREFOUR, CUATRECASAS, EDF PENÍNSULA IBÉRICA, ENGIE ESPAÑA, SOCIÉTÉ GÉNÉRALE.

Alejandro Quecedo

Briviesca, 2002. Fue galardonado en 2019 con la plata en la Olimpiada Nacional de Filosofía. Ese mismo año recibió el premio literario Urbel, en la categoría de prosa. En las navidades de 2019 publicó su primera novela de carácter histórico: Cuatro Meses en el Infierno. Además, ha sido galardonado con una de las becas Yale Young Scholars. Compagina su faceta humanística con el activismo medioambiental, que lo ha llevado a presidir la Junta Juvenil de SEO/Birdlife en su primera legislatura y a representar a la juventud española en la cumbre climática organizada por la ONU en Nueva York y en la COP25. Ha sido seleccionado por la UNESCO para formar parte del grupo directivo que establecerá la red global de jóvenes y acción climática, YoU-CAN. Actualmente cursa estudios de Bachillerato Internacional en Noruega gracias a una de las diez becas que United World College. @alejandroquecedo

Côme Girschig

Es ingeniero en Ciencias Económicas y posee un Máster en Asuntos Internacionales por Sciences Po Paris. En 2017, comenzó a asistir a negociaciones internacionales sobre el clima (UNFCCC), principalmente sobre temas financieros y tecnológicos. A principios de 2018, Côme fue nombrado Delegado Juvenil de Francia para el Clima ante la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Durante su mandato, cofundó la organización sin ánimo de lucro JAC (Jeunes Ambassadeurs pour le Climat), dedicada a difundir información sobre el cambio climático y la transición ecológica en escuelas, universidades y empresas. En septiembre de 2019, asistió a la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima de la Naciones Unidas, representando a Francia (Green Ticket). En la actualidad, imparte conferencias en universidades y empresas como Google o Deloitte, sobre la ciencia climática, las negociaciones climáticas, las políticas públicas ambientales europeas, el clima y la tecnología digital y, por supuesto, sobre la participación de los jóvenes en los procesos de la ONU. @ComeGirschig

Odile Rodríguez de la Fuente

Odile Rodríguez de la Fuente se licenció en Biológicas y Producción de Cine en USC, Los Ángeles. Su vocación por divulgar la naturaleza nació en su infancia influida, sin duda, por el poder inspirador de su padre. Pasó varios años en Washington DC, trabajando en la sede de National Geographic. En 2004 creó la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente de la que fue directora durante más de 15 años. Ha capitaneado proyectos de divulgación científica y ambiental en soportes tan diversos como aplicaciones, exhibiciones, revistas, plataformas online, documentales, libros y marcas de garantía para productos de consumo. Escribe asiduamente artículos para la prensa escrita, es conferenciante y colabora con diversos medios de comunicación. Sigue activamente vinculada a la conservación a través de su participación en diversos comités asesores y grupos de trabajo y forma parte de patronato de Rewilding Europe. Acaba de publicar Félix: un hombre en la tierra de Geoplaneta y actualmente Odile ha centrado sus esfuerzos divulgativos en el reto que el cambio climático supone para la humanidad. @odilerf | odilerod

Sobre el Prix Diálogo

La Asociación Diálogo organiza el Prix Diálogo con el objetivo de promover y desarrollar la cooperación y la amistad hispano-francesa. El premio galardona a una personalidad o a un organismo en unos campos representativos de la cooperación: empresa, sector público, investigación, arte o cultura. En las dos últimas ediciones los premiados fueron el Premio Planeta y el Prix Goncourt (2019) y Carlos Saura e Isabelle Huppert (2018).

Sobre Diálogo

Desde 1983, Diálogo tiene por objetivo enriquecer la relación entre Francia y España y la construcción europea, favoreciendo el conocimiento mutuo, generando espacios de debate y siendo un interlocutor de referencia para las Administraciones y empresas de ambos países. La Asociación lleva a cabo actividades de carácter empresarial, cultural, social y formativo, y promueve becas para jóvenes estudiantes. Presidida por José María Segovia, es una asociación reconocida de Utilidad Pública, cuyos Presidentes de Honor son S.M. el Rey de España y el Presidente de la República Francesa. Su Patronato de Honor está formado por empresas francesas en España y españolas con intereses en Francia. Para más información: www.dialogo.es.


© 2020 - Subir - Aviso Legal - Diseñador Web